Ahorrar más de 6.000 toneladas de agua potable en sólo un año – como es esto posible?

Agua - Nuestro Oro Azul

Mediante la creación de una cadena de valor, que se traduce en captar, reciclar y tratar adecuadamente el agua residual, Sika Colombia ha encontrado una forma viable de cambiar los beneficios ecológicos y económicos. El completo círculo de reciclaje del agua empieza con la recolección de las aguas lluvias de todos los techos de los edificios de la planta con un programa integrado de limpieza para evitar que el agua lluvia se contamine.

Toda el agua lluvia es recolectada para su tratamiento en una planta que suministra agua para uso industrial. Luego el agua es almacenada en tanques separados. Hay un tanque para agua contra incendios, uno para agua potable con conexión al acueducto local, agua sanitaria que cubre todos los servicios sanitarios de la planta, y un tanque de agua industrial que provee a todos los procesos industriales y productos finales.

Una vez el agua ha sido utilizada, es guiada por una tubería independiente a una planta de tratamiento de agua industrial que regresa el agua a su calidad original mediante procesos físicos y químicos. Esta agua es recirculada en el sistema alimentando el tanque de agua sanitaria y tiene adición de cloro o azul de metileno para evitar proliferación de microorganismos y garantizar la asepsia.

Finalmente el agua utilizada en las instalaciones sanitarias es conducida a la planta de tratamiento de agua residual, donde mediante procesos biológicos y químicos, recobra los cumplimientos de los estándares ambientales y es descargada en una quebrada.

Con el fin de completar la cadena de valor, los residuos de alimentos, poda de zonas verdes, residuos de trampas de grasas y limpieza de sumideros, así como los sedimentos de algunos aditivos es también reciclada para la producción de compostaje y con la ayuda de lombrices rojas se busca generar humus, que es utilizado para los jardines y los viveros de la zona. Sólo existe un material de desecho proveniente del agua industrial y que se deposita como escombros.

El cuidado ambiental sostenible de las actividades industriales disminuye el impacto en los recursos naturales, es costo efectivo y mejora la responsabilidad ambiental.

El objetivo de la segunda fase de este programa de tratamiento de agua es tener cero vertimientos.

Sika esta ahora solicitando a las autoridades ambientales locales una licencia para futuros desarrollos.