Dentro de la estrategia de sostenibilidad que se ha venido implementado en Sika Colombia, enmarcada en nuestra política corporativa "Mayor Valor Menor Impacto", se ha implementado el proyecto de Acuaponía en la planta de Tocancipá. El sistema de Acuaponía ha sido una técnica milenaria desarrollada en diferentes países que es cada vez más popular en la actualidad, el cual busca el mayor beneficio en la producción de alimentos para consumo humano en menores áreas, debido a la disminución de superficies de cultivo tradicional como de agua de calidad potable. El sistema de acuaponía es un proceso de cultivo el cual combina la crianza de peces, con la producción de hortalizas sin necesidad de tierra, en un sistema de recirculación para producir grandes cantidades de peces como plantas en pequeños espacios. El sistema cuenta con un equilibrio, dado que el cultivo tradicional de peces puede aumentar la carga orgánica dentro del agua, demandando grandes cantidades de agua potable para el recambio; por el contrario, en un sistema de acuaponía, el agua que aquí funciona como un subsistema, que alimenta las hortalizas, en el que los desechos son descompuestos en nitritos y nitratos que luego son utilizados por las hortalizas como nutrientes esenciales, por lo que es posible que el agua retorne al cultivo de peces, disminuyendo las demandas en cantidades de agua en 95% respecto a un cultivo de peces tradicional. El proyecto está diseñado con un volumen de 9 metros cúbicos de agua que recircula en el sistema, teniendo una taza de recambio del 10% mensual, se sembraron 150 plantas de lechuga (Lactuca sativa) o comúnmente conocida como lechuga crespa y 200 alevinos de trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss) con ciclo de 6 meses.

 

El 100% de los materiales de la construcción fueron reciclados e incorporados a la infraestructura, bajando los costos del proyecto. El objetivo principal de los proyectos de sostenibilidad en Sika es educar y con este proyecto en particular, reiterar que el agua es un recurso natural vital ya que es un elemento esencial para el desarrollo de la vida. Por ello, debemos cuidarla como uno de los bienes más preciados que nos da la naturaleza.